viernes, 27 de mayo de 2011

La legislación venezolana no protege al hombre de la violencia doméstica

En el país no existen estadísticas de hombres maltratados

Los agredidos se abstienen de denunciar por verguenza. Muchos de los afectados prefieren no acudir a terapias psicológicas y para solucionar el problema, terminan la relación. Existe un vacío legal pues la ley sólo cataloga un delito como violencia doméstica cuando el hombre maltrata a la mujer. No cuando sucede al revés

Erick Lezama  






Cuando Eduardo* se despertó y se paró frente al espejo quiso llorar. No sabía qué hacer al percatarse de que esta vez su esposa había ido mucho más allá: tenía rasguños en los cachetes, un hombro con hematomas y le costaba mover un brazo. Al dolor físico que sentía, se sumó un profundo dolor moral. “¿Y qué digo en el trabajo cuando me pregunten? ¿Que mi mujer me pega? será para que me `jodan´ el resto de mis días. ¿Qué me invento? Seguro hasta los vecinos escucharon”, pensó.

La pelea comenzó cuando él llegó a su casa. “Me había quedado hasta tarde en la oficina y por eso ella estaba brava”. Cuando abrió la puerta su esposa estaba preparada con un bate. “Estaba histérica y cuando le dije que se calmara sentí un batazo en el hombro. Luego se me fue encima, me arañó toda la cara y me golpeó”, recuerda en voz baja. “Es que la verdad a mi aún me da pena, eso ha sucedido en cuatro oportunidades,  he pensado en denunciarla, pero no me atrevo. Yo la quiero”.

Leyes y hombres agredidos. En Venezuela es incorrecto hablar de violencia doméstica cuando una mujer agrede a su pareja. Héctor Tovar, receptor de denuncias de la Jefatura Civil de Caricuao, asegura que la legislación venezolana sólo estipula la violencia doméstica de un hombre a una mujer. Explica que por ello se procede de manera diferente en caso de que se denuncien casos de agresiones en el hogar: “Cuando se trata de violencia hacia la mujer se abre un procedimiento penal, se dictan medidas a favor de la mujer y se remite al agresor a un Fiscal del Ministerio Público, según lo establecido en la Ley Orgánica sobre el Derecho de la Mujer a una Vida Libre de Violencia. En el caso de que el agredido sea el hombre, se firma una caución conciliatoria para que se respeten”.


*Nombre ficticio
 
Jamilé González, abogada adjunta del Ministerio Público, reconoce que se pudiera tratar de un vacío legal, porque si bien al hombre lo protege el Código Penal, no se establece violencia de tipo psicológica, ni exclusivamente doméstica. “Un hombre que sea acosado por su pareja no recibirá protección porque no está establecido como un tipo de violencia penal”, señala.  Asegura que en muchos casos las mujeres se valen del respaldo legal para aprovecharse de los hombres.

Ana Julia Rodriguez, quien agredió a su ex pareja, reconoce que en algún momento se aprovechó de su condición de mujer. “El no iba a hacer nada, sabía que no me podía pegar, no era violento, sólo me decía que me quedara quieta, que no fuera violenta”, recuerda. Asegura que lo hacía conscientemente: “Él quería hacer lo que le daba la gana y yo le daba golpes. Me decía que nunca me iba a pegar, pero  mientras me buscaba yo sí le daba. Yo sabía que no iba a decir nada porque le daba pena.”

La abogada Ana Niño señala que la violencia debe ser atacada desde una perspectiva más amplia. “Es una postura machista dotar de protección sólo a la mujer. Significa reconocer que ella está en situación de minusvalía, que el único que  puede agredir es el `macho´, y eso es desconocer que la mujer también es capaz de acumular agresividad y materializarla”. 

Eduardo no está consciente del vacío legal del que hablan los expertos, pero sabe que por ser hombre las instancias de protección a la víctima no le prestarán atención a su problema. “No quiero denunciarla porque la quiero, y porque seguramente ella llorará y no me harán caso”, asegura convencido de no ir a una Jefatura a denunciarla.

En Venezuela hace cuatro años la situación era diferente: la Ley de Violencia contra la Mujer y la Familia, derogada en 2007, sí le brindaba protección al hombre como parte del entorno familiar. En aquella ley se establecían deberes y derechos igualitarios para los cónyuges, pues tenía como objetivo fomentar el buen trato en todos los miembros del núcleo familiar.

No hay instancias de protección al hombre. Las estadísticas de violencia intrafamiliar presentadas por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas en 2005 señalan que los tipos más frecuentes de violencia doméstica en el área Metropolitana de Caracas son la psicológica y la física. En ese estudio, sin embargo, no se aprecia cuántos casos de violencia hacia el hombre se registraron.

Actualmente no existen cifras oficiales que den cuenta de la situación de la violencia hacia el hombre. Organizaciones como Avesa y Plafam, dedicadas a la planificación familiar, tampoco llevan datos precisos de la violencia al hombre: en Plafam, donde existe un programa de violencia basada en género, presumen que en materia de violencia intrafamiliar hay 5% de hombres agredidos.

Para Ana Niño se trata de un círculo vicioso: no hay estadísticas dado que no hay instituciones que se dediquen a ayudar al hombre, y no hay instituciones porque no se puede comprobar estadísticamente que la violencia intrafamiliar hacia el hombre ocurre.

Sin embargo, en algunas regiones venezolanas se ha notado un incremento en las denuncias de hombres agredidos: en Maracaibo, por ejemplo, en lo que va de año se han registrado 15 denuncias de hombres maltratados por sus esposas, mientras que el año pasado se registraron 10.

Incluso, en algunos países se han dado manifestaciones en contra de esta problemática: en Panamá, en el 2007, se llevó a cabo una caravana encabezada por el alcalde de la localidad, en la que hombres aseguraban ser agredidos por sus esposas. En Ámsterdam, Holanda, funciona desde 2008 un centro de atención al hombre agredido, que surgió por el aumento de casos de violencia al género masculino.

Eduardo está convencido de que esta situación es poco común. “Yo he llegado a pensar que esto nada más me pasa a mí, que el único ´pendejo´ que está en esto soy yo. Si sigue así nos tendremos que separar. Es que es muy celosa”.

Ayuda psicológica. La psicóloga Virginia Álvarez asegura que a su consulta no acuden hombres agredidos. “Ir a una consulta psicológica o denunciar la agresión implica mostrar una vulnerabilidad, en este caso a la masculinidad y lo que ello significa en la sociedad”. 

La experiencia de la psicóloga Patricia Valderrama es similar. “Es muy poco probable que un hombre acuda a terapia, pero trabajando en casos de parejas han salido a relucir casos de violencia de la mujer al hombre o de violencia bidireccional”, asegura.

Según Valderrama lo correcto es hablar de violencia doméstica y no de violencia hacia la mujer, pues cree que generalmente la violencia doméstica hacia la mujer se inicia con agresiones de ella hacia el hombre y por tal motivo tiene su cuota de responsabilidad. Álvarez difiere y piensa que el único responsable en una situación de violencia es quien agrede.

Son diversos los mecanismos terapéuticos que existen para solventar situaciones violentas. Valderrama dice que lo importante es que el afectado aprenda a poner límites y a tomar decisiones. Álvarez agrega que también es necesario considerar que algunos casos podrían estar relacionados con problemas neurológicos que tienen su manifestación en la agresividad. Ambas expertas coinciden en que es posible generar cambios en la relación de pareja trabajando sólo con la persona que agrede.

 Álvarez dice que lo más alarmante es que quien agrede tiene historia de ser agredido. Es decir, que un niño que crezca en un ambiente de violencia seguramente repetirá este patrón posteriormente, lo que conlleva a una sociedad más violenta. El informe anual de Cecodap, del 2009, refleja que uno de los tipos de violencia que afecta determinantemente la conducta de los niños, niñas y adolescentes es el intrafamiliar.

Eduardo sabe que los problemas de pareja no son un buen ejemplo para sus hijos. Ellos se han convertido en su motivación para no incrementar la violencia en el hogar.  “Lo que a mi más me preocupa de la situación de violencia en mi hogar es que los chamos pueden ver. Por eso yo me contengo y no le pego”, dice.      

*Se utilizó un nombre falso para proteger la identidad del testimoniante

3 comentarios:

Anónimo dijo...

hola soy de guarico la tierra del llanero y el hombre machista por asi decirlo, trabajo en un tribunal y siempre veo casos como esos y hasta peores , a mi me paso algo con mi ex esposa solo por un mensaje de texto y ella se aprovecho de la situacion , aunque yo admiti los hechos, ella me cayo a golpes y lo unico que me quedo fue irme de la casa y decirle adios a mi familia para que mis hijos no siguieran viendo a su madre golpeandome , fui al ministerio publico fiscalia 20 quien se encarga en lo que respecta a la mujer de una vida libre de violencia y acote lo sucedido, y les digo que ni siquiera un lapiz tomaron aunque sea para tomar mis datos , solamente me dijeron que fuera a los cuerpos policiales a notificar lo que sucedio y les digo que la funcionaria que estaba alli lo que hizo fue reir , tomo mis datos y me retire, y les digo que mi mujer aun me acosa hasta en el trabajo y lo que hago es esconderme y no es por miedo a ella , sino a perder mi trabajo y mi reputacion por lo que ella pueda inventar y me puedan meter preso y me agarren en flagrancia , solo quiero decirles a los amigos lectores que se promulgue a la restriccion de algunos casos a la igualdad de la presente ley y les digo que aunque soy de guarico no me da pena decir que mi mujer me golpeo ,,, gracias E.G.

Anónimo dijo...

Ley de Violencia de género! Ese fue el nombre que le dieron. A la mejor arma que le han podido otorgar a miles de mujeres, que con toda razón le han dado el carácter requerido! LE DAMOS NUESTRO MAS FIRME APOYO! Pero cuando el propósito es verdadero, real y justificado! Pero no como mecanismo de DESTRUCCIÔN DEL HOMBRE! Como persona, como ser humano!
Así es machas veces usado como un sádico mecanismo de Chantaje y Usura al hombre, que pone en jaque a la institución:“Familia” en Venezuela! Ya que cada día mas son los hogares separados por culpa de esta insensata LEY DE VIOLENCIA DE GENERO! Que como ya sabemos con tan solo una simple denuncia en la fiscalía es suficiente causal para sentenciar al Hombre, con o sin causa alguna? Sin derecho a la mas minina defensa? Que nos escuchan, si el día que nos citan la fiscalía nos escucha, y todas las respuestas son iguales, “lo sentimos, pero ya la sentencia está declarada” y así se nos abre un expediente policial, un juicio en tribunales, una caución de 120 días, sin poder ir a la casa que pague durante 25 años, de 24 a 48 horas de cárcel y para el toque de gracia: Un rechazo de todos los vecinos, compañeros de trabajo y toda la comunidad? Es esto justicia: me pregunto porque se llama? “VIOLENCIA DE GENERO”? contra quien es la violencia? En mi caso, jamás, jamás he delinquido, jamás estuve preso, jamás he faltado en mi familia. Es la maldición de nacer con un pene? Pagar la culpa de las atrocidades a las criollas y esclavas desde la colonia hasta hoy día? Es ley o revanchismo? Cuál es el sentimiento real de este aparato represivo y Chantajista?
Aclaro no pido clemencia, por aquellos que si han ejercido violencia de cualquier tipo contra la mujer! Si la apoyo, pero solo pido IGUALDAD Y JUSTICIA POR IGUAL!
Les diré con toda la afirmación posible: “ ES EL MEJOR INSTRUMENTO PARA ACABAR CON LO POCO QUE QUEDA DE LA FAMILIA EN VENEZUELA”
Por eso elevamos nuestra Plegaria al Señor y decimos: “ROGAMOS A DIOS POR LA FAMILIA VENEZOLANA!”

ANA RAMIREZ dijo...

ME PARECE EXCELENTE LO QUE PUBLICAS YA QUE ES JUSTO LO QUE ESTOY BUSCANDO, TENGO UN PROGRAMA DE RADIO SE LLAMA ENTRE MUJERES Y ALGO MÁS, POR LA EMISORA SONORA 91.5 FM EN SANTA TERESA DEL TUY...CON LA LEY ORGÁNICA SOBRE LOS DERECHOS DE LAS MUJERES A UNA VIDA LIBRE DE VIOLENCIA, SE PROTEGE A LA MUJER DE LA VIOLENCIA, PERO UNA MUJER SI ES ATACADA POR OTRA MUJER NO TIENE PROTECCIÓN...UNA MUJER SI PUEDE DAÑAR FÍSICA, EMOCIONAL Y MORAL A UN HOMBRE, LAS MUJERES SE SIENTE GUAPAS Y APOYADAS CON ESTA LEY, SI ES EL HOMBRE QUE VIOLENTA SUS DERECHOS. O ES QUE EL HOMBRE NO TIENE DERECHOS? Y UNA MUJER DE OTRA MUJER TAMPOCO TIENE DERECHOS? QUIERO USAR ESTE CONTENIDO DE TU PÁGINA PARA EL PROGRAMA DEL DÍA LUNES 29 DE ABRIL, VOY HACER UN ESPECIAL DEDICADO AL HOMBRE.